Semana 14 del embarazo

0
181

Ya han pasado tres meses y medio desde que inició esta gran aventura repleta de mucha adrenalina y un sinfín de emociones y sentimientos. Aún sigues ansiosa por saber el sexo de tu bebé, pero lamentablemente para esta semana tampoco se podrá apreciar con exactitud.

Eso podría ser decepcionante y desesperante, sin embargo, hay otras cositas que si se podrían apreciar durante este tiempo.

Rasgos faciales más evidentes

Ahora el adorable angelito mide entre 8 y 9 centímetros y pesa aproximadamente 43 y 50 gr, el equivalente a media taza de harina.

Ojos, nariz, boca y oídos listos, en su verdadera posición. Ya es momento de que se formen los labios y algunas papilas gustativas en la lengua, aunque todavía no realizarán su verdadera función, sino hasta el final del embarazo cuando ya haya aumentado considerablemente su cantidad.

Como ya existen músculos en su cara, se puede notar que realiza diversos gestos, incluso, se puede chupar los dedos y abrir la boca por periodos más prolongados. Esto se debe al desarrollo y avance del sistema neuro-muscular.

El cuerpo y la cabeza aún siguen en proporciones diferentes. La cabeza representa casi la mitad de su tamaño total.

Ya deglute mucho más líquido amniótico, circunstancia que trae diversos beneficios como:

  1. Contribuye a la estimulación de la síntesis de factores de crecimiento al pasar por las vísceras huecas como el intestino. Si esto no sucediera, el tubo digestivo se atrofiara.
  2. Permite agilizar y perfeccionar el funcionamiento de los riñones, ya que por ahí debe pasar para ser filtrado y posteriormente ser eliminado mediante la orina.

La placenta toma el control

El saco vitelino, la capa membranosa que estaba adosaba al embrión y que era la responsable de brindarle nutrientes, se irá degenerando hasta llegar a desaparecer.

Ahora, queda a cargo la placenta para realizar todas estas funciones, proporcionándole los medios necesarios para poder sobrevivir dentro del vientre materno.

Cambios que le suceden a la madre

En las semanas pasadas, ya se ha visto que la mayoría de los cambios que suceden es debido al desajuste hormonal gracias al estrógeno y la progesterona. Sin estas dos hormonas, realmente nada sería posible.

A pesar de todos los elementos desagradables que podrían ocasionar, sin su presencia, el feto no se podría formar correctamente.

Así que, sin duda hay que agradecerles y pensar que, los cambios de ánimos, los antojos, las manchas en la piel, la estimulación de las glándulas sudoríparas, la acidez estomacal, entre otros síntomas, son elementos efímeros pero la felicidad de tener un bebé es eterna.

Recomendaciones

El hecho de que te veas más gordita no debe llevarte a intentar hacer dieta, sería un grave error reducir tu alimentación solo para verte bien. En realidad, ahora es cuando deberás tener un buen requerimiento energético porque recuerda que ahora llevas a una persona dentro de ti.

Lo ideal es que la madre aumente las necesidades calóricas en unas 350 Kcal al día, ingiriendo principalmente productos lácteos bajos en grasa, para que el feto absorba todo el calcio que sea posible para el desarrollo correcto de sus huesos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.